"No me estremece la maldad de los malos, sino la indiferencia de los buenos".

Martin Luther King